lunes, 1 de marzo de 2010

CAMBIAR EL MUNDO

Será ese día en que un vecino de Argentina confíe en que no es el único que deseaba apagar el televisor, y lo haga.
En el que otro vecino confíe en que no es el único y haga lo mismo.
Será ese el día en que otro y otro sin saberlo coincidan.
y así, sin estar al tanto, todo un país haya apagado la televisión.

Será ese el día en que dos países como Argentina o Chile piensen que no son los únicos que desean apagar el televisor y lo hagan.
En el que los otros países vecinos de America hayan hecho lo mismo.
y así, sin saberlo, todo América haya apagado la televisión en simultáneo.

Será ese el día en que America, pensando en que no es el único continente que deseaba apagar la televisión, lo haya hecho. En que otro continente vecino, confiando en que no es el único, coincida.
Será ese día en que otro y otro se sumen sin saberlo y el mundo entero haya apagado la televisión.

Y entonces, ese será el día en que el orden del mismo al fin cambie de forma…

-Pero amigo, que pesimista ¿Todo eso se requiere para que el mundo cambie?-

-¿Como que todo eso?-

-Y si, dos vecinos, luego dos más, así hasta llegar a todo un país… A la vez de eso, que en otro país haya pasado justo lo mismo, y así con todos los países de un continente, que todas las personas que lo componen lo hayan hecho en simultaneo ¡Tamaña coincidencia! Peor aún, que toda la gente de todos los países, de todos los continentes, hayan apagado su televisión un mismo momento. Compañero, las probabilidades son ínfimas. Es solo cuestión de estadística. Usted me esta diciendo que es imposible que este mundo cambie.-

-No amigo, estoy diciendo que para que el mundo cambie, lo único que se necesita es que dos vecinos confíen en que no están solos al momento de apagar su televisor.-

r.g.a

2 comentarios:

Irene Malara dijo...

Genial. Me gustó mucho. Voy a apagar el televisor.

Saludos,
Irene Malara.

Anónimo dijo...

muy bueno, buena moraleja!!!

abrazoo!