martes, 12 de junio de 2007

DE LAS CANCIONES HUECAS (compra/venta)

Y fue ese día, que a modo de juego -¿Tendríamos 17 o 18?- decidimos que teníamos que escribir una canción sobre la dictadura. Éramos pocos: yo a la guitarra, un amigo que hace rato no veo con el bajo y otro que veo mas seguido en la batería. Teníamos dos o tres canciones ya y obvio que éramos del palo del rock. ¿Por qué salto el tema de hacer esa canción? Mmm... no lo se... pero los tres, sin haber leído nada , sin la mas mínima de las ideas de por ejemplo por qué lo criticaron a Sabato, a su prólogo y a eso de la teoría de las dos bestias, demonios (o algo así), empezamos un tema como quien toca de oído. Y lo mejor fue que en una hora ya estaba terminada, llevaba una base mi-la-si. Le dije al Gordo que cantara mientras yo rascaba la guitarra.
>
>
Mastique esa verdad que no quería tragar
Me di cuenta de que pocas cosas son alimento
Madres ya abuelas siguen abrazando plazas
.
Nosotros, la radio y un no se va olvidar (estribillo)
.
Ese que te concibió padre/hijo de desaparecidos
Hoy camina por la calle,
viste de verde pero no es árbol, sino verdugo
.
Fanático del Falcon verde
Hoy viejito con arrugas,
ya no asecha por las noches
Quiso enseñar a nadar con plomo
Sabrosos los bocadillos del delta
.
Nosotros, la radio y un “no se va a olvidar”
Si somos los mismos ciegos
Que mirando un gol de infinidad de ángulos
Sentimos que ganábamos una guerra
Sabiendo que el partido se había jugado dos mundiales antes
.
Y en algún cajón de tu casa
esa promesa de isla aún espera
En forma de revista,
ese vamos ganando
Que embriagados quisimos creer
.
Yo que vendí pobreza para comprar electrodomésticos
Yo que cambie un mundial por chirolas de almas imberbes
Sonreí cuando un jugador se pasó un banderín por las axilas
Y deje que se pasen mis derechos por el culo
.
Nosotros la radio y un “no se va a olvidar”
Me sentí puerco revolcándome en la mugre de otros….

El gordo dejó de leer, los tres nos miramos. La canción seguía un poco más. Agarró aquel garabateo de palabras y destrozó el papel en tantos pedazos como pudo. Yo no me sorprendí.
No podíamos hablar de aquellas cosas sin sentir un fétido sabor a redundancia. Al día siguiente me compre el Nunca Más y comencé a leerlo. Seguimos componiendo temas, pero de amor y todo eso que si se puede tocar de oido...
//mal aprendidos//

4 comentarios:

Carolina dijo...

Qué bueno, y qué raro, ese tipo de autocrítica. Más para pibes de esa edad. Cada tanto se escucha por ahí que la Argentina es un país de opinólogos, y flota mucho por ahí últimamente eso de tocar de oído, safarla, en cualquier cosa.. qué bueno que no a todo el mundo le parezca suficiente.

RiCkY dijo...

carolina:
Gracias por pasar y dejar tu comentario. El texto va más que nada orientado no solo a la argentina sino también a todos los lugares de Latinoamérica donde se han dado estas nefastas cuestiones. A la empresa de luchar contra una especie de superficialidad que comienza a darse (o se da desde hace tiempo) tras una lucha que fue concreta en su momento y parece cada vez más sujeta al manipuleo. A aprender a criticar y criticarnos en esto, para crecer desde ese punto y encontrarle una nueva vuelta de tuerta a cosas como esta que en verdad no se debemos olvidar. Saber es poder – me pareció haberle escuchado a Foucault.
Saludos

:::♥TUTTIMUSIK♥::: dijo...

Así es, lo veo general.
Estoy completamente de acuerdo.
Saludos, buen FINDE!!

corazonesciegos dijo...

Loco, me encantó ese documental de linux que pusiste de link.
Es muy bueno. No lo había visto.

:D

Abrazo!