viernes, 1 de junio de 2007

RUMIANDO LOS REDONDOS

Trataba de pensarlo. Miré el cielo y la luz del sol me quemó los ojos. Caminaba esquivando la gente, inundado del calor de enero que brotaba del suelo en forma de pestilencia. Lo meditaba de todas las maneras posibles ¿Había solución? Bien no me acuerdo donde iba; deambulaba digamos. Mi MP3, esos desconocidos y yo. Caminaba siguiendo un cuadrillé de baldosas mal pegadas, como todos los otros, mirando al piso y nada más. Bocinas y gritos no formaban parte de mi cabeza, ahora una de los redondos, hacía un rato una de Spinetta. ¿Porque? ¿Cómo hacerle? ¿Para que? Entre esas multitudes apuradas me crucé con un viejo, una niña y una no tan niña…Rumiaba el silbido del viento…Sonreí y la muchacha me miró extrañada; Claro, ella no estaba escuchando ni tampoco sabía de esa carta que terminaba diciendo: te lo regalo, todavía lo estoy masticando ¡buen viaje!
Y era El Anticristo, de Nietzsche y de mi abuelo, que alguno le había regalado y ya estaba tan amarillento. Éramos Nietzsche, aquella canción de los redondos y yo. Su idea de los aforismos, mi idea de sus aforismos, su idea de rumiar, mis pocas ganas de rumiar. Le grite riendo a la cara -¡Mentira!- Quise gritar riendo: ¡Nietzsche, no hay que rumiar tanto... a ver si te pasa lo que a la vaca cubana!
Aquella solitaria vaca cubana: "No tengo derecho a romperle el sueño a los que ven en esta letra la revolución cubana o cualquier otra cosa por el estilo; sería igual que si un pintor explicara cómo mirar un cuadro suyo" dijo alguna vez el Indio. No obstante, la anécdota que inspiró esta letra es la siguiente: un trozo de satélite se desplomó del cielo por accidente y fue a caer sobre una pobre vaca que rumiaba inocentemente en algún rincón de Cuba. La noticia fue leída por los Redondos y de ahí la canción.

… Rumiaba el silbido del viento…
... Aquella solitaria vaca…
…vaca cubana…

4 comentarios:

tibu dijo...

rumiaba inocentemente? seguro que rumiaba? y si era un espia? o un desertor? si estaba planeando el asesinato a fidel? la contrarevolucion? Ahhhh no, las cosas inocentes y por casualidad no pasan. ojo ehh que esa vaca por algo murió, habría que pensarlo bien o analizar los Archivos Secretos X

Lulet dijo...

Ay ay ay ay...

Me encantó el texto.
Salud!

atenea dijo...

No se ha vivido hasta tanto no se recibe una mirada asesina por cantar a gritos en la calle, es una verdad fundamental.

Ricoteandooo dijo...

Mmmmmmmmm. Yo lo pensaría.
Para mí habla CLARAMENTE del Che.